Serendipia de Sergio Colavita en la Torre de Villa Victoria

13 abril, 2015

La muestra  Serendipia de Sergio Colavita, que puede verse en la inaugurada Torre de la Villa Victoria, nos plantea una experiencia contemplativa sumamente fascinante. Se trata de objetos en vidrio que transmiten una conexión extraña, parecen piezas de joyería provenientes de alguna cultura que no conocemos. Al acercarnos podemos divisar pequeños cortes de vidrio, pero es imposible seguir analizando el material porque ya estamos atraídos por los destellos y reflejos que las piezas emiten en una especie de lenguaje sensorial.

serendipia colavita

Dos trabajos se encuentran encerrados en una pirámide de vidrio donde podemos notar el reflejo de los cristales rebotando en las caras del receptáculo, incluso es posible imaginar una extraña vibración producto del rose de los diferentes cuerpos que componen el trabajo. La muestra se complementa con un enorme totem de más de dos metros que se eleva en forma vertical hasta el techo. Compuesta por miles de cristales de diferentes colores, transmite una fuerza cautivadora que domina por completo toda la sala, incluso es visible desde el exterior del edificio por una de las ventanas y se presenta como un faro incandescente y atrapante. Su cima está coronada por cristales que parecen no estar acabados, como si fuese la materia bruta de la cual se apropio el artista.

colavita 08

Sin dudas la transmutación es una de las grandes cualidades del arte y en la muestra Colavita consigue acercarse a ella convirtiendo materiales como restos de vidrio que parecen ser desechables o de poco valor estético en elementos artísticos cargados de una enorme fascinación visual. También es necesario comprender un proceso de recolección que silenciosamente deja entrever la obra. Esos cristales fueron apropiados por el artista, sufrieron una selección y se transformaron en un cuerpo completamente distinto. No existe el azar en la muestra, no es una combinación azarosa de pequeños vidrios, hay un mecanismo estético que el autor volcó sobre un trabajo de factura artesanal por la elaboración que culmina en una obra artística producto de un largo proceso.

serendipia colavita

Tenemos la sensación de estar ante la exhibición de un ilusionista  que juega con nuestra percepción de la realidad y nos somete a un engaño sensorial para permitirnos descubrir un estado extraordinario de exaltación en nuestro interior que nos conduce a preguntarnos ¿Cuáles son nuestros valores estéticos de belleza? ¿Puede el arte alterar la materia? ¿Los objetos presentados son diseño o son indagaciones sobre nuestra percepción? En definitiva, en el momento que venimos a ver una muestra de arte contemporáneo nos encontramos con varios enigmas que disparan diferentes respuestas que en un primer momento no pensábamos buscar. Una serendipia, ni más ni menos.

Queremos escucharte

comentarios