El Eterno Presente de Florencia Reisz

23 noviembre, 2015
IMG_5552

"El presente absoluto es inalcanzable. A lo sumo no será más que un momento fugaz" reflexionaba el artista Doug Aitken al comentar la escena de una de sus obras en donde un joven negro baila por paisajes urbanos desiertos de la ciudad de Los Ángeles. Las diferentes manifestaciones del tiempo y el espacio conforman una de la más importantes materias de investigación del arte contemporáneo en la actualidad y en este caso la artista Florencia Reisz, una gran exploradora de la representación espacial,  también se adentra en un terreno paradójico que permite hacernos pensar sobre la persistencia en el tiempo que adquiere una obra de arte que estará destinada irremediablemente a desaparecer en su forma física luego de finalizar la muestra.

Durante este año pudimos ver vario trabajos de Florencia Reisz tanto en mediano formato clásico como en superficies más amplias. En líneas generales su obra es un trazado de zonas o dimensiones abstractas que se despliegan como territorios superpuestos que parecen coexistir en un mismo plano. Con una herencia en el neo-grabado y en la abstracción geométrica su trabajo fue adquiriendo una configuración personal de una proyección más conceptual. En este caso su propuesta "El Eterno Presente" dentro del marco de la Beca Mundo Dios está formada por la intervención con pinturas y plotters de dos enormes paneles de exhibición. En Reisz el uso de la abstracción es una búsqueda de la síntesis visual de los espacios urbanos, como una secuencia de imágenes de la realidad exterior captadas en una altísima velocidad que se transforman en bloques espaciales condensados en diferentes estratos visuales que generan transparencias, entrecruzamiento y coordenadas de multiplicidad física. Los paneles están intervenidos en sus dos caras, tanto la frontal como la posterior, otorgando una tridimensionalidad a la obra con un recorrido por un sendero que nos lleva a diferentes escenarios que exploran una cierta ambigüedad espacial  en su entramado.

Pienso en el Eterno Presente como una estructura de caja china porque tenemos en la superficie una intervención abstracta sobre un soporte tridimensional que a la vez encierra una acción performática y más adentro una obra conceptual que trasciende el soporte físico al introducir una idea central en su interior alrededor de la paradoja de la eternidad del instante.

Con esta muestra se cierra un ciclo en Reisz que comenzó con su presentación en la Bienal del Fin del Mundo a principios de año y que en este proyecto de la Beca Mundo Dios adquiere una característica de identidad artística que hace que la producción pueda ser reconocida por un gen estético personal que imprime la artista a sus representaciones y que reflejan un camino hacía la madurez gestual.

El Eterno Presente una muestra de Florencia Reisz Foyer del Teatro Auditorium, Boulevard Marítimo 2280, Mar del Plata Registro Fotográfico: Natalia Müller

Queremos escucharte

comentarios